Las energías renovables son aquellas que provienen de fuentes naturales, son inagotables y representan una alternativa tentadora para reemplazar los viejos sistemas de producción eléctrica.

La energía solar es, de muchas maneras, una de las más eficaces a la hora de cubrir nuestras necesidades de electricidad. Por esa razón, te presentamos cuatro ventajas que tiene el utilizar la energía proveniente del sol.

LIMPIA Y EFICIENTE

Durante los 365 días del año, el sol proporciona luz y calor a la Tierra. Las radiaciones solares es una energía limpia que no genera contaminación en el planeta.

Al provenir del sol, el cual es una fuente prácticamente inagotable de poder, hace de la energía solar un recurso altamente renovable pues se presume que al gigante astro le quedan más de 6000 millones de años de existencia. Por lo que puede emplearse donde sea que incida el sol con bastante intensidad para mayor rendimiento.

POCO MANTENIMIENTO

Los equipos utilizados para generar electricidad con energía solar; como lo son los paneles solares fotovoltaicos, no producen contaminación sonora ni lumínica; además, no necesitan de un mantenimiento arduo o extenso. Con limpiar la parte superior del panel es suficiente para mantenerlo en buen estado.

DISPONIBILIDAD E INDEPENDENCIA

Los paneles solares permiten al usuario separarse de los antiguos sistemas eléctricos que, además de representar un notable gasto anual, son contaminantes para la humanidad.

Gracias a la energía solar y térmica, un individuo tendrá garantizado de forma óptima el funcionamiento eléctrico en su hogar y/o empresa.

Ya sea para potenciar sus equipos eléctricos, calentar agua, generar calefacción o para procesos industriales. Por otra parte, estos dispositivos pueden instalarse en cualquier parte del mundo. Incluso, es altamente beneficioso para zonas rurales o comunidades lejanas donde el cableado eléctrico tradicional no suele llegar.

AHORRATIVO

Aunque un panel solar puede resultar costoso en un inicio, hay que considerar que es una inversión a futuro, puesto que poseer una fuente propia de electricidad le permitirá ahorrarse mucho dinero en contratos con compañías eléctricas que, muy probablemente, no cumplen con sus expectativas. Por otro lado, no sólo representa un ahorro financiero, sino también un ahorro energético. Debido que la corriente utilizada implica una reducción del 70% del consumo eléctrico. Además, toda la energía generada puede ser almacenada en baterías para paneles solares y ser empleada en otra ocasión o venderla a otros usuarios que la necesiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *