El Planeta recibe constantemente muchas horas de luz solar. Desde tiempos antiguos, la humanidad se ha beneficiado directamente del sol.

En muchos casos, se utilizó para el crecimiento de sus cultivos, por lo que incluso, se le llegó a venerar como a una deidad. Lo cierto es que, después de milenios, los humanos siguen sacando provecho de esta inmensa fuente de poder.

La energía solar es una energía renovable y una alternativa consistente para la producción energética.

Se basa en recibir la radiación del sol a través de células solares para luego transformarla en electricidad. Sus principales formas de aprovechamiento son por medio de la corriente eléctrica y la calefacción. Por lo que puede ser aplicada para múltiples propósitos. En este caso, se deben mencionar:

USO ELÉCTRICO

Es, probablemente, la función más común y más conocida en el planeta. A través de paneles solares fotovoltaicos, usted podrá generar energía eléctrica gracias a la potencial solar. Con esto, logrará abastecer completa o parcialmente (depende de cuanta energía desee generar o si sólo busca un medio de apoyo) su casa, edificio o empresa.

Los paneles solares, aunque costosos en un inicio, representan un ahorro energético y financiero a largo plazo.

Además, a nivel urbanístico, los paneles solares pueden ser utilizados para iluminar exteriores por medio del alumbrado público. Estos cargarían la energía solar durante el día para luego para la noche entera en óptimo funcionamiento.

USO TÉRMICO

Otra forma de emplear la energía solar es para generar calefacción. Esto, por medio de calentadores solares o paneles solares de energía térmica. Entre sus aplicaciones, se encuentra el de proporcionar agua caliente sanitaria para la población en general. Especialmente en hoteles y centros de salud. Por otro lado,  también se puede utilizar para cocinar alimentos.

Asimismo, la energía solar es manipulada para regular la temperatura. Existen dispositivos como aires acondicionados que funcionan con paneles solares térmicos que absorben el calor y lo convierten en aire frío en temporadas calurosas. Esto representa un ahorra del 70% en energía eléctrica. Además, genera calor durante el invierno para mantener la casa y a sus ocupantes cómodos.

OTROS USOS

Finalmente, además de aplicaciones anteriormente mencionadas, la energía solar también puede ser almacenada en distintos dispositivos. GPS solares, bombas hidráulicas, entre otros. Actualmente, la ciencia anda en busca de aplicar estas energías renovables en artefactos de uso diario como los medios de transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *