El sol es un astro gigante que simboliza una inmensa fuente de vida para el planeta.

Sus radiaciones; que pasan a través de la atmósfera, dan origen a todo lo que se conoce en la Tierra. Desde los vegetales hasta los animales y todos los elementos naturales del medioambiente.

A esto se le conoce como energía solar, y dado que su fuente es prácticamente inagotable; forma parte de las energías renovables junto a la eólica, hidráulica o biomasa.

A través de ciertos aparatos, la energía solar puede convertirse en energía eléctrica; para suministrar hogares y cargar dispositivos, o térmica; para generar calefacción.

Los equipos utilizados durante este proceso constituyen un increíble aprovechamiento ecológico de las fuentes naturales para cubrir la demanda energética de la humanidad.

El mundo constantemente se enfrenta a la contaminación, y estos medios son una solución muy factible para disminuir las consecuencias que sufre el planeta entero.

Entre esos equipos, los más vitales serían los paneles solares. Son en extremo necesarios para la producción de energía eléctrica debido que estos recogen muchas horas de luz solar durante el día.

 Por medio de unas células que reciben los fotones que son absorbidos por materiales semiconductores hasta chocar con los electrones del átomo. De este modo, se genera electricidad.

Es aquí donde entran en juego los paneles solares fotovoltaicos, que están recubiertos de células y suelen ser utilizados en los techos de las casas.

Estos a su vez, almacenan la energía eléctrica en una batería. Sin embargo, esta debe ajustar su voltaje con un acumulador para que pueda ser utilizada.

Otro modo de emplear la energía solar es a través de colectores calóricos o calentadores solares, para generar calefacción. Cabe recalcar que es una energía totalmente limpia, por lo que su utilización no genera contaminación de ningún tipo.

Estos dispositivos no requieren de ningún tipo de ayuda externa gracias a su autonomía. La transformación no necesita de algún químico dañino y la instalación de los paneles es relativamente sencilla.

Por esta razón, sirven para ser la fuente principal de energía en el hogar o bien como un apoyo en casos de emergencia. Se estima una duración de entre 6 a 10 años de vida útil, garantizando un medio energético sustentable y apto para cualquier entorno; grande, pequeño o mediano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *