Los paneles solares, o también conocidos como placas solares, son dispositivos tecnológicos cuya función principal es captar la radiación del sol para luego convertirla en energía eléctrica.

Los paneles solares están repletos de células o celdas solares, hechas de materiales semiconductores, que absorben la energía solar para luego transformarla en electricidad a través del efecto fotoeléctrico.

Básicamente, un panel solar es un montón de celdas solares juntas. Así que, mientras mayor sea la superficie, más energía logrará recolectar y generará más electricidad que podrá ser utilizada para equipos eléctricos en el hogar.

El silicio es un material muy común en la construcción de las células solares dadas sus características semiconductoras. Sin embargo, al incidir la luz sobre ellos, captan fotones que al chocar con el metal, liberan los electrones del átomo. Así es como funcionan los paneles solares.

Estos electrones son los que, próximamente, en electricidad. La cual es almacenada en una batería que se encuentra conectada a los paneles.

No obstante, luego de ser transformada, se requerirá de un inversor cargador para configurar el voltaje de origen (que varía entre 12V, 24V y 48V) al voltaje utilizado en las viviendas, que suele ser de 220V. A esto se le conoce como energía fotovoltaica.

Otros tipos de paneles son: Térmicos; colocados en zonas de altas temperaturas y que absorben el calor para transformarlo en energía térmica, y los termodinámicos; cuya ventaja es que reciben energía incluso en días lluviosos, nublados o de noche, siempre y cuando la temperatura no sea de 0 grados. Son más eficientes, baratos y utilizados con mayor frecuencia en residencias comunes.

Los paneles solares funcionan, principalmente, para abastecer de electricidad limpia y renovable al hogar.

De esta forma, funcionan todos los electrodomésticos, se cargan los dispositivos móviles, nos suministra luz a cualquier hora del día y proporciona calefacción al agua y al entorno.

Además, también son utilizados en los satélites para mantenerlos en funcionamiento.

Al encontrarse en el espacio, reciben con mayor potencia las radiaciones del sol, y esta automáticamente se transforma en electricidad que ayudará en mantener en órbita al satélite durante largos periodos. Por otro lado, los paneles solares representan un ahorro energético en el lugar donde sean instalados.

Es una tecnología renovable en desarrollo que disminuye la dependencia eléctrica, genera un ambiente libre de contaminación, y con bastante campo para con su investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *